Blog Manipulador de Alimentos

2021 es el Año Internacional de las Frutas y Verduras

En 2020 se decidió designar el 2021 como el Año Internacional de las Frutas y Verduras (AIFV) con el objetivo de sensibilizar la importancia de las frutas y verduras para la nutrición humana, la seguridad alimentaria y la salud, y para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. 

año internacional de las frutas y verduras

¿Por qué es el Año Internacional de las Frutas y Verduras? 

Las Naciones Unidas declararon el pasado 15 de diciembre de 2020 el año 2021 como el Internacional de las Frutas y VerdurasEl objetivo principal que persigue esta denominación es sensibilizar, atraer la atención de las políticas y compartir las buenas prácticas en relación al consumo de frutas y verduras y sus beneficios nutricionales y saludables. Así, se pretende promover el aumento del consumo de estos alimentos, reducir el impacto medioambiental y fomentar estilos de vida más saludables. 

 

¿Qué son las frutas y verduras?

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura define las frutas y verduras como “las partes comestibles de las plantas (estructuras portadoras de semillas, flores, brotes, hojas, tallos, brotes y raíces) ya sean cultivadas o cosechadas en forma silvestre, en estado crudo o en forma mínimamente elaborada”. 

El Año Internacional de las Frutas y Verduras se centra principalmente en los productos frescos o mínimamente procesados. Las formas procesadas de frutas y verduras son importantes para los medios de vida y los ingresos de los agricultores, el comercio, la seguridad alimentaria y la nutrición.  

Las frutas y verduras mínimamente procesadas son aquellas que han sido sometidas a procedimientos como lavado, clasificación, recorte, pelado, corte o picado que no afectan su calidad de frescura y que conservan la mayoría de sus propiedades físicas, químicas, sensoriales y nutricionales inherentes. 

 

Beneficioso para nuestra salud y para nuestro planeta

La evidencia es clara. Las frutas y verduras constituyen la parte más importante de una dieta saludable y equilibrada. Aportan a nuestra salud los nutrientes necesarios para nuestro bienestar físico y mental. Los beneficios de comer frutas y verduras son: 

  • Crecimiento y desarrollo de los niños, que promueve una buena salud y fortalece su sistema inmunológico. 
  • Salud mental. Comer más de 5 porciones de fruta y verdura al día está relacionado con un menor riesgo de depresión y ansiedad. 
  • Salud cardiovascular. Consumir frutas y verduras ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares. 
  • Mejora la inmunidad y reduce la gravedad de algunas enfermedades infecciosas. 

La producción masiva de frutas y verduras suele ser intensiva y afecta al medioambiente por el uso excesivo de agua y fertilizantes químicos. Además, se desperdician y se pierden toneladas de alimentos antes de que llegue a los platos de los consumidores. 

La producción en pequeña escala suele ser más rentable y ayuda a la conservación del medioambiente. Las explotaciones familiares suelen ser más diversas, es decir, ayuda a un equilibrio ecológico y a preservar la biodiversidad. Además, las buenas prácticas agrícolas contribuyen a la salud de nuestro planeta. Destacan: 

  • Rotaciones de cultivos y cultivos intercalados, que ayudan a mantener la fertilidad del suelo y a controlar plagas y enfermedades. 
  • Producción integrada con el ganado, ya que el ganado ayuda a eliminar las malezas y a fertilizar el suelo. 
  • Agricultura orgánica, que evita por completo el uso de insumos sintéticos. 

¿Cómo planificar una dieta equilibrada?

Una dieta equilibrada es aquella que nos aporta todos los nutrientes necesarios para el funcionamiento óptimo de nuestro organismo. Debemos tener en cuenta nuestras características personales: edad, sexo, altura, actividad física y estilo de vida, enfermedades o patología, etc. 

Una dieta equilibrada se caracteriza porque sigue una serie de características: 

  • Adaptada. Hay que tener en cuenta las particularidades físicas de cada persona, así como su estilo de vida. 
  • Completa. La dieta tiene que aportar las cantidades adecuadas de todos los nutrientes y fibra que necesita nuestro organismo. 
  • Variada. Debemos comer todo tipo de alimentos, apostando siempre por productos frescos y de temporada. 

Una dieta equilibrada debe incluir: 

  • Fruta: 5 piezas al día. 
  • Verdura: 2 o 3 raciones al día. 
  • Lácteos: 2 o 3 raciones al día. 
  • Carne blanca: de 1 a 3 veces por semana. 
  • Carne roja: de 1 a 4 veces al mes. 
  • Pescado blanco, marisco: 2 a 4 veces por semana. 
  • Pescado azul: 2 veces por semana. 
  • Huevo: hasta 7 veces por semana. 
  • Patata: entre 2 y 4 veces por semana. 
  • Arroz, pasta, quinoa u otros cereales: 1 día a la semana como plato principal. 
  • Legumbres: 1 día a la semana como plato principal. 
  • Pan: entre 60 y 120 gramos al día. 
  • Frutos secos: un puñado de 3 a 7 veces por semana. 
  • Bebida habitual: agua, té, café o infusiones. 
Rate this post

Deja tu comentario!